​​NIÑOS FELICES, ADOLESCENTES SEGUROS, ADULTOS SANOS. 

En el caso de los niños y adolescentes, nuestro trabajo consiste, tal como sucede con los adultos, en potenciar sus mejores recursos personales y ayudarles a entrenarlos para que puedan convertirse en en adultos sanos, felices y capaces de gestionar sus emociones y su vida.

Tenemos la satisfacción de haber ayudado a muchos niños a sentirse bien consigo mismos, a manejar sus emociones, a superar dificultades y a mejorar su rendimiento en todos los ámbitos de su vida. Recuerda que los niños y adolescentes son "máquinas" de aprender y que los cambios son rápidos y permanentes.

 

Su capacidad de adaptación es asombrosa y, en ocasiones, apenas es necesario que acudan a la consulta; suelen ser suficientes algunos cambios en los estilos educativos y una adecuada guía de actuación para los padres para que los problemas de conducta se resuelvan.
Por su parte, las dificultades de la adolescencia a veces requieren atención. Los cambios conductuales y emocionales que se producen en esta etapa confunden tanto a los padres como a los propios adolescentes por lo que, en muchas ocasiones, la guía de un experto puedes ser realmente útil para resolver estos problemas. Además, trabajamos con el adolescente fomentando su autoestima y potenciando sus habilidades, situándole en la mejor posición para su desarrollo como adulto.